El aprendizaje cooperativo asegura que todos los alumnos se impliquen en la comprensión de lo que están aprendiendo. Como definición, podríamos decir que se trata de una metodología que permite construir el conocimiento y la adquisición de competencias, organizando el aula en pequeños grupos donde los alumnos trabajan de forma coordinada entre sí con un objetivo común.

Aunque la teoría parece sencilla, hay que tener en cuenta tres características que deben tenerse en cuenta para llevar a cabo un aprendizaje cooperativo significativo.

  1. Organizar el aula en grupos de trabajo, a poder ser mixtos y heterogéneos, para fomentar el trabajo conjunto entre los miembros del grupo.
  2. Es importante que los objetivos de los participantes estén vinculados entre sí. Lo que se busca es que cada uno de ellos pueda conseguir su objetivo si todos lo hacen con los suyos propios.
  3. El profesor debe decidir cómo y qué hace cada uno para que no haya dudas sobre las tareas de cada miembro del equipo.

 

¿Cómo aplicas el cooperativo a tu aula? ¿Tienes alguna manera de trabajar que quieras compartir con nosotros? Déjanos un comentario un poco más abajo. ¡Nos encanta leerte!

Suscríbete

Te puede interesar

7 comentarios

Intercambia ideas y opinión con la comunidad Thinkö.

3 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Uriel Vallejos

    Excelente Documento

    1. tekman

      ¡Muchas gracias, Uriel!

  2. Leez

    Excelente

    1. tekman

      ¡Gracias, Leez!

  3. Nancy

    Material muy valioso para el trabajo en aula

    1. tekman

      ¡Nos encanta que lo hagas servir en el aula, Nancy!

  4. Elena

    Hola buenas tardes, me gustaría saber el nombre del autor del artículo ya que quiero citarlo para un trabajo. Muchas gracias.