1. Inicio
  2. /
  3. Blog
  4. /
  5. Etiqueta: EMAT

Así se preparan los estuches de EMAT

El estuche de EMAT es la herramienta fundamental de nuestro programa EMAT y los encargados de que estén perfectamente empaquetados son los miembros del centro ocupacional Cordada. ¡Te explicamos cómo trabajan!

EMAT

EMAT: en constante renovación

A un modelo pedagógico innovador le es inherente una renovación constante.  Por eso, en cada curso encontrarás novedades en todos nuestros programas.

¿Por qué debemos fomentar la educación emocional?

La educación emocional es un aspecto crucial en la educación de los niños ya que los convierte en personas críticas y con autoestima. Por eso es muy importante que se fomente desde que son pequeños.

Hasta las matemáticas y más allá

A Ana siempre le ha costado mucho imaginarse las distancias que separan la tierra de los demás astros. ¿A cuántos kilómetros están las estrellas?, le pregunta a su padre. Manuel le contesta que, a miles de millones, sin embargo, Ana no consigue asimilar esas magnitudes tan grandes.

De peón a rey de las matemáticas

En EMAT los alumnos disfrutan con las matemáticas. Se trata de entenderlas y saber verlas con buenos ojos, porque están en todas partes. Por eso, potenciamos ejes de aprendizaje tan importantes como son la experiencia, el juego y la creatividad.

Aprendizaje adaptativo: cada alumno a su ritmo

Pensar que todos los alumnos de clase puedan aprender matemáticas al mismo ritmo y con la misma eficacia es una idea utópica. Sabemos que cada uno tiene su propia manera de aprender, por eso, en  EMAT, tomamos esta realidad como punto de partida y apostamos por un aprendizaje adaptativo.

matemáticas

EntusiasMAT ahora es EMAT

Charles Darwin es conocido por la teoría de la evolución: aquellos seres vivos que no son capaces de adaptarse al entorno, a cambiar con él­, mueren; de aquí nace la conocida frase “adaptarse o morir”. Sin embargo, si hablamos de la teoría de la evolución aplicada a las empresas, sería más apropiado decir “innovar o morir”. En los tiempos frenéticos…