1. Inici
  2. /
  3. Blog
  4. /
  5. El viento es aire siempre de viaje: poemas de otoño

2 novembre, 2016 / A Recursos

El viento es aire siempre de viaje: poemas de otoño

Antes de que llegue el invierno, queremos disfrutar un poco más de esta maravillosa época que es el otoño; y queremos hacerlo con poemas y canciones, por eso, hoy te ofrecemos algunos poemas otoñales para que juegues con las palabras en el aula, en casa, en el autobús o en un bosque lleno de hojas.

Viento
(Octavio Paz)

Cantan las hojas,
bailan las peras en el peral;
gira la rosa,bf15341d8118bf94ac93120e770781a6

rosa del viento, no del rosal.

Nubes y nubes
flotan dormidas, algas del aire;
todo el espacio
gira con ellas, fuerza de nadie.

Todo es espacio;
vibra la vara de la amapola
y una desnuda
vuela en el viento lomo de ola.

Nada soy yo,
cuerpo que flota, luz, oleaje;
todo es del viento
y el viento es aire siempre de viaje.

El árbol me llama
(Isabel Escudero)

El árbol me llama.
¿Qué querrá de mí?
Si no tiene hojas,
si no tiene flores,
si no tiene frutos,
¿qué querrá de mí?
El árbol me llama.
¿Qué dice su rama?
¿Qué querrá de mí?

En otoño

Los pájaros se van,
buscando el calor.
Las hojas que caen
cambian de color.
El día es más corto
calienta poco el sol,
las setas y las uvas
¡qué ricas que son!

Haiku de otoño

El viento trae las hojas,
color dorado en el aire.


Otoño

(Mario Benedetti)

Aprovechemos el otoño
antes de que el invierno nos escombre
entremos a codazos en la franja del sol
y admiremos a los pájaros que emigran

ahora que calienta el corazón
aunque sea de a ratos y de a poco
pensemos y sintamos todavía
con el viejo cariño que nos queda

aprovechemos el otoño
antes de que el futuro se congele
y no haya sitio para la belleza
porque el futuro se nos vuelve escarcha

El hada del otoño
(Carmen Gil)

En el tronco de un madroño
vive el hada del otoño.

Aunque llueva o haga frío
coge gotas de rocío
y le hace a los animales
muchos collares iguales.

Sopla las hojas con celo
para que al caer al suelo
formen alfombra dorada
que cruja a cada pisada.

Va con su prima la ardilla
-y una seta con sombrilla-
a pasear muchas veces
y llena el cesto con nueces.

Y en el tronco de un madroño
duerme el hada del otoño.

Ilustración de Andrew Davidson.

Sense comentaris

Publicar comentari

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada