1. Inicio
  2. /
  3. Blog
  4. /
  5. CÓMO PREVENIR EL FRACASO ESCOLAR EN NUESTROS HIJOS Y ALUMNOS (II parte)

14 octubre, 2013 / En Ludiletras, Neurociencia

CÓMO PREVENIR EL FRACASO ESCOLAR EN NUESTROS HIJOS Y ALUMNOS (II parte)

El hemisferio dominante interviene directamente en la lectoescritura, el almacenaje de la información y la organización. De ahí que una correcta organización lateral  garantice un buen aprendizaje.

Calculamos que entre un 20% y un 30% de la población llega a edad adulta sin una lateralidad bien desarrollada y eso tiene consecuencias graves.

La lateralidad homogénea (mano-ojo-pie-oído) ofrece las vías neurológicas más rápidas y eficaces sin que ello implique que una lateralidad cruzada (mano-ojo) o una lateralidad mixta (poco definida o con escasa pregnancia lateral)  supongan necesariamente problemas.

La realidad es que muchos adultos pueden funcionar con estos diseños sin tener consciencia de ello ni haber sufrido consecuencias negativas en sus vidas.  Sin embargo, en  muchos niños con buenas aptitudes intelectuales  pueden empezar a presentar problemas de aprendizaje  como una lectura deficiente, inversiones en su escritura, falta de retención y memoria.  Por ello, es muy frecuente que valoremos este tipo de problemas neuro-funcionales y sensoriales como causa de sus dificultades.

En  muchas ocasiones, los problemas en la organización lateral vienen acompañados de dificultades visuales  que todavía complican más los procesos de aprendizaje.

VISIÓN Y APRENDIZAJE

Los ojos son nuestra fuente privilegiada de información. De todo lo que aprendemos, sabemos, comprendemos… cuatro elementos de cada cinco nos son facilitados por la visión. El ojo es la principal ventana del cerebro.

De hecho, aprendemos a ver. La visión -como el andar o el hablar- se aprende a lo largo de los primeros años del desarrollo; nuestro canal visual no nace plenamente mielinizado y requiere de estímulos y oportunidades para su desarrollo. Así conseguimos una correcta vista y una adecuada función visual.

Tenemos que distinguir entre lo que consideramos Vista y Visión. La primera es la mera capacidad de ver y la respuesta del ojo a la luz captada. Visión es el resultado de la capacidad o habilidad del niño para interpretar y entender la información que llega a través de los ojos.

Muchos niños pueden tener 20/20 de vista y a la vez tener problemas graves de visión.

Los optometristas comportamentales distinguen muy bien entre dos grandes tipos de dificultades que pueden presentarse desde las primeras edades en nuestros alumnos:

-Problemas oculares: Alteraciones de la estructura del globo ocular

-Problemas visuales: Dificultades en las habilidades visuales que posibilitan el aprendizaje.

Muchos niños sin problemas a nivel de agudeza visual pueden presentar dificultades en habilidades visuales básicas para el aprendizaje. Definamos algunas de las más significativas:

  • Movilidad Ocular capacidad de mover los ojos de forma conjunta y precisa. Imprescindible para una correcta velocidad lectora.
  • Flexibilidad Acomodativa habilidad para acomodar la visión cerca/lejos. Nos permite copiar del libro o de la pizarra.
  • Percepción visual favorece la discriminación de formas, haciendo posible el reconocimiento de letras y  palabras.
  • Coordinación  óculo/mano permite la  rapidez y calidad de la escritura.
  • Integración Auditiva/Visual  posibilita poder seguir un dictado o la toma de apuntes en clase.
  • Memoria Visual facilita la retención de contenidos e imágenes.

 Destacaremos como especialmente significativa, la Integración Binocular. Es decir, una visión única e integrada de la imagen. Es lo que conocemos como convergencia ocular.

Nacemos con dos ojos que permiten manejarnos en un mundo tridimensional. Pero,  nuestro cerebro debe aprender a integrar las imágenes de esas dos “cámaras fotográficas”. La convergencia ocular supone la posibilidad de una visión única en profundidad garantizado una buena lectura.

Pensemos que la lectura, base de todos los aprendizajes,  es una función cerebral y requiere de un sistema visual adecuado. Por ello la relación entre organización neurológica, madurez visual y rendimiento escolar resulta evidente.

CÓMO PREVENIR Y DETECTAR ESTOS PROBLEMAS EN EL AULA

Podríamos entender los problemas neuro-funcionales como dificultades en el instrumento que el niño debe manejar para poder aprender. La detección y tratamiento en estas primeras edades es garantía de un buen pronóstico en su recuperación.

En el aula podemos observar indicadores de estos fallos a nivel de organización y rendimiento:

  • Posible comportamiento ambidiestro. Utilización de ambas manos para escribir o dibujar, después de los 4 años.
  • Una velocidad lectora lenta, lectura silábica en cursos avanzados.
  • Ausencia de comprensión lectora.
  • Confusiones derecha-izquierda.
  • Tendencia a presentar inversiones. Disgrafía, dislexia, discalculia, incluso dislalias.
  • Fallos en la orientación temporal. Confusiones entre el pasado y el futuro, mezcla inadecuada de los tiempos de los verbos, etcétera.
  • Pérdidas importantes de atención.
  • Dificultad en la memoria a corto o largo plazo.
  • Escasa organización en el trabajo.

La detección de dificultades visuales en nuestros alumnos también puede resultar clave para la prevención de posibles fracasos. La observación de su postura en el aula y de su posición respecto al papel resultan muy significativas.

Estas posiciones inadecuadas en el papel pueden ser indicadores de problemas visuales o bien, suponen malos hábitos que acabarán provocando dificultades a este nivel.

CONCLUSIÓN: CLAVES  PARA GARANTIZAR EL ÉXITO ESCOLAR DE NUESTROS ALUMNOS

La escuela no puede vivir de espaldas a los increíbles avances que la neurociencia ha supuesto. El cerebro es, sin duda el responsable de nuestro aprendizaje. La estimulación y las oportunidades que ofrezcamos en los primeros años de vida ayudarán a prevenir y garantizar un correcto desarrollo neurológico, sensorial y personal en el niño.

La responsabilidad que nos toca asumir en esta Etapa de Educación Infantil es incuestionable. Algunas claves nos pueden ayudar a garantizar el éxito escolar de nuestros alumnos:

  • La escuela, en su etapa de educación infantil, debe potenciar todos aquellos programas de estimulación y psicomotricidad que procuren unas buenas bases en el desarrollo neurológico del niño y en su organización lateral.
  • Debemos acompañar adecuadamente el proceso de maduración y definición del hemisferio dominante. Dar oportunidad a ambos lados del cuerpo antes de los cuatro años y no forzar jamás la lateralidad del niño, sea directa o indirectamente.
  • Cuidar el control postural de los niños y facilitar  ejercicios visuales que ayuden a madurar sus habilidades visuales.
  • Detectar a  tiempo aquellos indicadores que apunten a un problema neuro- funcional en el aprendizaje de nuestros alumnos, de cara a poder intervenir en su resolución.
  • Orientar a las familias sobre este tipo de dificultades y derivar aquellos casos que requieran de programas especializados a nivel de organización psicomotora o entrenamiento visual.

Nosotros, padres y educadores, podemos romper, en estas edades tempranas, un círculo inevitable que conduce ineludiblemente al fracaso escolar.

Muchos niños con buenas aptitudes intelectuales empiezan a presentar problemas de aprendizaje como una lectura deficiente, inversiones en su escritura, falta de retención o memoria sin que sepamos realmente a qué causa atribuirlo. Cuando estas dificultades persisten, aparecen sentimientos de inseguridad, baja autoestima e incapacidad. A partir de este momento, la reacción de rechazo hacia el aprendizaje es evidente  y la actitud hacia el estudio se vuelve realmente negativa.

En definitiva, la Etapa de Educación Infantil debe asumir el  reto y el privilegio de garantizar las bases del correcto desarrollo neurológico, intelectual y psicológico de nuestros alumnos. Claves, más allá del éxito escolar, de su felicidad y realización futura.

 

BIBLIOGRAFÍA

DOMAN, G- Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé. Ed. EDAF. Madrid..1998

DEL POZO, M.: Una experiencia a compartir. Las inteligencias múltiples en el Colegio Montserrat. ed. tekman Books

FERRÉ VECIANA,J. Y ARIBAU MONTON, E. El desarrollo neurofuncional del niño y sus trastornos.  Visión, aprendizaje y otras funciones cognitivas. Ed. LEBON.2008

GARDNER, H La teoría de las inteligencias múltiples, Fondo de Cultura, México, 1987

INSTITUTO MEDICO DE DESARROLLO INFANTIL  El desarrollo de la lateralidad infantil. Barcelona, 1996.

SÁNCHEZ POVEDANO, N. Estimular, El despertar de la intel·ligència, Escuela de Padres. Editorial M. Pilar Mas. Barcelona.  2008

SÁNCHEZ POVEDANO, NURIA.  Ver bien, aprender mejor. Escuela de padres, Editorial M. Pilar Mas. Barcelona. 2008

*Nuria Sánchez Povedano es Doctora en Psicología Escolar, Experta en Psicología Clínica Educativa y  Forense, Coordinadora pedagógica y Responsable del Departamento de Orientación del Colegio Mare de Déu dels Ángels.

Sin comentarios

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.