1. Inicio
  2. /
  3. Blog
  4. /
  5. Educar a distancia (II): consejos a las familias sobre seguridad en internet
ciberseguridad

15 julio, 2020 / En Artículos pedagógicos, creatividad, Familias, Formaciones, Innovación educativa, Recursos, tekman

Educar a distancia (II): consejos a las familias sobre seguridad en internet

La educación a distancia esconde algunos riesgos que debemos tener en cuenta. Como bien pudiste leer en la primera parte de esta entrevistaAPWG.EU, aprendimos algunos consejos útiles sobre ciberseguridad para los docentes, y ahora llega el turno de las familias.

¿Cómo proteger a los alumnos a través de las familias? ¿Cómo explicarles la importancia de la identidad digital? ¿Cómo afrontar el acoso en Internet? Son preguntas que probablemente algunas familias te hagan en los próximos meses y ahora son los expertos los que te responden. ¡Seguro que te son de ayuda!

Consejos a las familias sobre seguridad en Internet

 

¿Cómo puede un docente explicar a sus alumnos y a las familias la importancia de la seguridad en Internet?

 

Del mismo modo que desde pequeños nos enseñan a protegernos de robos, hurtos o agresiones potenciales impidiendo, por ejemplo, que caminemos por lugares determinados, deberíamos educar a padres e hijos para entender que hay sitios en Internet que también son peligrosos. De hecho, el robo de información por internet tiene consecuencias mucho más graves ya que puede servir para suplantar nuestra identidad y acceder a nuestras cuentas y redes sociales, para extorsionar y pedir dinero a cambio o publicarla y difundirla sin nuestro consentimiento.

 

¿Cómo se debe proteger al alumno frente a las aplicaciones de descarga gratuita?

 

Las aplicaciones gratuitas utilizan nuestra información para su propio beneficio. Por ello, del mismo modo que al comprar un bien o servicio evaluamos su coste/beneficio, al instalar una aplicación habrá que hacer el mismo análisis y determinar si su utilización compensa el pago en información que vamos a realizar.

El problema reside en que la información no es un bien tangible y, en consecuencia, nos cuesta mucho más valorarla. Si aprendiéramos a hacerlo, seguramente no utilizaríamos la mayoría de las aplicaciones que hemos instalado en nuestros dispositivos electrónicos: ¡Ninguna aplicación es gratis!

 

¿Cómo recomendáis que un docente explique al alumno o a las familias la importancia de su identidad digital? 

 

Tenemos que cambiar nuestros hábitos y entender que el dinero ya no constituye la única moneda de cambio, la información también lo es. Tal precaución hay que tomarla sistemáticamente porque afecta a casi todos los ámbitos de nuestra vida personal, familiar y profesional. Y nos referimos tanto a la información de la que se aprovechan muchas compañías para anunciar y vender productos o servicios afines a nuestros gustos e intereses, como la que sirve a delincuentes para perpetrar sus estafas y chantajes.

Resulta, por tanto, esencial educar a los más pequeños y también a los adultos en ese sentido: toda información es un activo muy valioso que nos pertenece… ¡hasta que la subimos a Internet!

 

¿Y sobre el acoso en Internet?

 

El acoso en Internet o ciberacoso es uno de los problemas más graves que sufren los jóvenes cuando navegan por las redes sociales.  Es necesario diferenciar, por una parte, aquella conducta que constituye un delito, como injuriar y/o verter comentarios denigrantes hacia la víctima y, por otro lado, expresar una mera opinión que pueda más o menos agradar al receptor. En el primero de los casos, lo recomendable es sin duda denunciarlo.

Existen diferentes tipos de “ciberacoso”:

  • El que se produce entre dos o más adultos, el ciberacoso sexual donde el contenido de los mensajes es sexual y no consentido,
  • El ciberbullying que se suele dar entre los jóvenes, normalmente generado por un grupo de personas hacia una víctima en concreto.

 

El elemento común en todos ellos es la forma reiterada en la que se producen los mensajes, causando el desgaste de su víctima, y puede derivar en miedo, pérdida de confianza y en una profunda depresión (con las terribles secuelas y consecuencias que tal estado puede conllevar).

¿Es recomendable enviar emails a los alumnos directamente? ¿Sería mejor comunicarse por email con las familias y que ellas deriven a los alumnos?

 

A partir de una determinada edad, los emails dirigidos directamente a los alumnos no suponen un peligro, siempre que estos últimos sepan manejarlos y comprendan su contenido. De hecho, todo ello convendría explicarlo en los colegios, ya que tal enseñanza será luego muy útil, necesaria, en otros centros docentes, la Universidad y para el desarrollo de una actividad laboral o profesional.

La comunicación con los alumnos mediante un email dirigido a las familias proporciona un escudo más de control que sin duda protege al alumno. No obstante, habrá que ponderar también en cada caso si tal circunstancia, al no tratarse de una relación directa, dificulta la interacción entre ambos- profesor y alumno.

 

Y siguiendo con este tema, ¿mejor un email del centro escolar o uno del profesor?

 

Depende del mensaje que se quiera transmitir. Utilizar el mail del profesor fomenta la relación personal con el receptor. Ello resulta muy recomendable cuando el mensaje es específico y va dirigido a un alumno concreto. Por el contrario, sería mejor utilizar un email del centro escolar si la comunicación es genérica y hay que enviarla a varios destinatarios.

 

Hay algunos evidentes problemas derivados de la diversidad y la dificultad de llegar a todos los hogares ya que algunos carecen de acceso (o lo tienen limitado) a internet. ¿Cómo se debe afrontar?

Como cuestión previa y pese a ser muy consciente de la brecha de conectividad que sufren los hogares españoles, podría decirse que, en términos de rapidez y acceso, disfrutamos en España de una infraestructura superior a la de muchos países europeos. También es cierto, no obstante, que dicha conectividad llega todavía, en demasiados casos, únicamente vía satélite; lo que inevitablemente supone velocidades de conexión mucho más lentas y, por tanto, la incapacidad por parte de los alumnos de seguir sus clases en tiempo real.

Sería recomendable que los centros escolares intentaran, por una parte y en la medida de lo posible, facilitar la asistencia presencial a clase; proveyendo, además, a los docentes de aquellas herramientas que les permita elaborar contenidos online de sus asignaturas.

Una buena práctica consistiría en comprimir dicho contenido para que éste ocupe menos espacio y no suponga tanto tiempo de descarga. Se trata de un escenario manifiestamente mejorable que, en el actual contexto, permitiría el alumno seguir su proceso de formación con menor dificultad.

¿Te ha gustado la segunda parte de esta entrevista? Te recordamos que en este enlace puedes leer la primera parte, en la que dábamos algunos consejos sobre ciberseguridad para docentes. En todo caso, si tienes cualquier duda, puedes dejar un comentario en el espacio que encontrarás más abajo y te responderemos lo antes posible.

polo_de_limon

Sin comentarios

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.