En tekman, creamos programas educativos desde las aulas y para las aulas. Para nosotros, la opinión de los docentes que trabajan con EMAT es fundamental para seguir mejorando nuestro programa de matemáticas para Infantil y Primaria. ¿Cómo viven los alumnos las clases con EMAT? ¿Cuál es la sensación del maestro o profesor que enseña con nuestro programa? Para averiguarlo, hablamos con Montse Esteve, del Col·legi La Mercè de Martorell (Barcelona), y con Julio Majano, de los Colegios Ramón y Cajal de Madrid; dos docentes con experiencia que conocen bien la realidad de las escuelas.

EMAT Infantil en el Col·legi La Mercè de Martorell, Barcelona: «Estás haciendo algo importante para que los niños aprendan»

Montse Esteve es tutora de Educación Infantil en el Col·legi La Mercè de Martorell, cerca de Barcelona, y ya lleva varios años enseñando matemáticas con EMAT. Pese al vértigo que siempre da empezar con un programa o una metodología nueva, Montse asegura que el docente pronto gana soltura y se siente cómodo con todos los recursos y actividades que ofrece EMAT. ¡Esta es su experiencia!

«En EMAT, como está todo muy estructurado y muy pensado, lo trabajamos todo y no nos dejamos nada».

«Te lo tienes que creer mucho, pensar que es una cosa importante que estás haciendo para que los niños aprendan y también preparártelo».

«Está todo muy especificado en la Guía del maestro. Tienes que coger la guía, leer la sesión y tenerlo todo preparado: los materiales, los bits, todo para poderlo hacer».

«Yo cada día vengo al cole muy contenta para prepararme la sesión que tengo ese día. Y supongo que esto se transmite a los niños».

«Esto es un trabajo. Al principio había el miedo, había el “no llego”… pero ahora lo ves todo diferente, con muchas ganas».

EMAT Primaria en los Colegios Ramón y Cajal de Madrid: «Cada día hay algo diferente»

Julio Majano es tutor de 5.º curso de Primaria en los Colegios Ramón y Cajal de Madrid. Para un centro acostumbrado a trabajar con sus propios materiales, era imprescindible encontrar una editorial que se adaptase a sus necesidades, y es así como empezaron a trabajar con EMAT. El maestro destaca la variedad de actividades y juegos con los que se puede sorprender a los alumnos cada día. ¡La clave está en hacer de las matemáticas un aprendizaje y una experiencia divertida!

«Tenía mis dudas, pero una vez empiezas y ves cómo funciona este método de trabajo te das cuenta de que es mucho más abierto de lo que parece y te da muchas opciones».

«EMAT, como cosa positiva que me ha dado, es el poder trabajar con mis alumnos todos los temas. No saltarme nada, tener siempre recursos infinitos. Que no vean las matemáticas como algo cerrado sino como algo abierto, ilusionante, que sean un juego».

«Me gusta tener mucho trabajo cooperativo con los chavales, que trabajen entre ellos, que yo sea únicamente una guía».

«EMAT te deja que ellos te den varias respuestas, que venga el alumno y te cuente el porqué a esta solución diferente».

«Ver que cada día hay algo diferente, que no es siempre la misma rutina, para ellos es bastante motivador porque siempre les gusta que les sorprendas».


¿Qué te han parecido los testimonios de Montse y de Julio?, ¿tu experiencia con EMAT es similar a las suyas? ¡Explícanoslo! 

Suscríbete

Te puede interesar

Comentarios

Intercambia ideas y opinión con la comunidad Thinkö.

20 + quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.