Si eres docente, es posible que en algunas ocasiones hayas encontrado a algunos alumnos que se despistan con facilidad, les cuesta leer un enunciado o tardan más de lo previsto en hacer un cálculo.

En estos casos, deberías ir con mucho cuidado pararte a valorar si es una situación aislada o si, por el contrario, es un hecho recurrente, dado que entonces puede que el alumno tenga una dificultad de aprendizaje no detectada.

Pero, ¿qué son las dificultades en el aprendizaje y que tipos hay? ¿Qué deberías hacer como docente frente a esta situación? En este artículo hablamos de ello.

> >  ¡Descarga ya el MATERIAL DE MUESTRA gratuita de Inspira!  < <

Qué son las dificultades de aprendizaje

Hablamos sobre dificultades de aprendizaje cuando aparentemente el alumno tiene todas las características para poder seguir de manera correcta las clases, pero por algún motivo concreto no puede hacerlo.

Se suele detectar cuando el estudiante se enfrenta con una dificultad que, por el nivel que exige en la clase, no debería resultar complejo. Por ejemplo, si le cuesta en exceso entender un texto, si tiene que hacer un sobreesfuerzo para hacer un cálculo concreto o no puede recordar con facilidad algunos datos.

Si no se detecta a tiempo o no se aplican unas estrategias específicas para acompañar sus necesidades, el alumno puede terminar desmotivado y conducirlo al fracaso escolar. 

Tipos de dificultades de aprendizaje

Las dificultades de aprendizaje pueden afectar en distintas materias, como en lengua con la comprensión lectora o en matemáticas con los problemas de cálculo.

Si nos fijamos en las áreas en las que podemos encontrar las dificultades del aprendizaje, encontramos cinco tipos de dificultades principales, algunas de ellas bien conocidas: 

  • Dislexia: dificultad para leer.
  • Disgrafía: dificultad para escribir.
  • Discalculia: dificultad para calcular.
  • Discapacidad de la memoria y el procesamiento auditivo: dificultad para recordar lo escuchado.
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDHA): dificultad para presentar atención.

Cómo afrontar una dificultad de aprendizaje en el aula

Es probable que, si no todas, ya conocieras de antemano la mayoría de estas dificultades. Y quizás incluso ya has vivido algún caso en primera persona. 

De hecho, las dificultades de aprendizaje son bastante comunes en el aula (entre el 9% y el 16% de los niños las sufren). 

Por este motivo deberás tener especial atención para detectarlas. Y si en tu aula hay algún caso, queremos compartir contigo cinco consejos para poder ayudar al alumno en cuestión:

  1. Intenta que el alumno se siente cerca de donde impartes la clase. De este modo, podrás supervisar que de verdad ha entendido los contenidos, así como explicar con más detalle algún concepto que no haya entendido.
  1. Combina la teoría con recursos, juegos o soportes visuales. Tener a mano varios recursos educativos te ayudará a profundizar con ejemplos y con distintos estímulos el aprendizaje de los niños. En nuestra sección de recursos gratuitos puedes encontrar inspiración para empezar a usarlos en el aula.
  1. Permite que el alumno destaque por otras habilidades. Las dificultades en el aprendizaje puede minar la autoestima del alumno y conducirlo fácilmente a una desmotivación en el contexto escolar. Por eso, si se ha detectado cuál es su dificultad, puedes pedirle otro tipo de ejercicios que le ayuden a destacar otras de cualidades en las que pueda ser exitoso, y así mantener su motivación.
  1. Lee en voz alta los enunciados de las pruebas escritas. En caso de realizar un examen o una redacción por escrito, puedes leer el enunciado y hacer preguntas a los alumnos, para asegurarte que todos lo han podido comprender, incluyendo a los estudiantes con dificultades.
  1. Simplifica las tareas. Sin necesidad de sacrificar algunos aprendizajes, como docente puedes explicar y dar por escrito el paso a paso de las tareas para que todos los alumnos sepan su procedimiento. De este modo, será más fácil que puedan seguirlas, por complejas que parezcan en un inicio. 

Tal como hemos visto en este artículo, existen distintos tipos de dificultades del aprendizaje que, si no se descubren a tiempo, pueden afectar a la autoestima y al rendimiento escolar del alumno. 

Sin embargo, como docente deberás tener a mano varios tipos de recursos y materiales para ayudar a este perfil de alumno, y ayudarle a asentar con éxito los conocimientos curriculares.

New call-to-action

Suscríbete

Te puede interesar

Comentarios

Intercambia ideas y opinión con la comunidad Thinkö.

5 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.