1. Inicio
  2. /
  3. Blog
  4. /
  5. Jaque mate a Kaspárov: así ganó Judit Polgár al rey del ajedrez

7 octubre, 2019 / En Ajedrez en el Aula

Jaque mate a Kaspárov: así ganó Judit Polgár al rey del ajedrez

«Tiene talento para el ajedrez pero, al final, sigue siendo una mujer. Ninguna mujer puede soportar una batalla prolongada». Seguramente estarás preguntándote quién ha dicho esta frase. Pues la dijo, ni más ni menos, que el rey absoluto del ajedrez, Garri Kaspárov, poco antes de enfrentarse a la ajedrecista húngara Judit Polgár, en 2002, en una partida que marcaría un antes y un después en el ajedrez.

Pero antes de explicarte qué pasó en esa partida hay que remontarse a los años 80 en Hungría, cuando una pequeña Judit Polgár y sus tres hermanas recibían, en su propia casa, una educación en la que el ajedrez lo era todo. Sus padres, maestros ambos, organizaron un programa educativo casero en el que el ajedrez lo era todo. Estaban convencidos de que el ajedrez ayudaría a sus hijas a mejorar su creatividad, su capacidad lectora, su concentración y que, en general, mejoraría su funcionamiento cerebral.

Y así fue: las tres hermanas Polgár brillaron en la escuela y en el ajedrez durante toda su etapa infantil y adolescente. Judit, la más pequeña, se convirtió en la Gran Maestra del ajedrez más joven de la historia. En realidad, desde los 14 años solo compitió contra hombres, así que era cuestión de tiempo que se acabara enfrentando al que muchos consideran el mejor ajedrecista de la historia, Garri Kaspárov.

El duelo se llevó a cabo en 2002, en el ‘Tercer Torneo de Ajedrez de Rusia contra el resto del Mundo’, en el que Kaspárov era el gran favorito. Nadie dudaba de su victoria, y en un arrebato de ego extremo -y una buena dosis de machismo-, dijo que Polgár «tiene talento para el ajedrez pero, al final, sigue siendo una mujer. Ninguna mujer puede soportar una batalla prolongada».

Kaspárov, después del movimiento 45 y totalmente desquiciado por ver que Polgár lo estaba acorralando en el tablero, se levantó y se rindió, visiblemente enfadado. ¡Nadie podía creer lo que acababa de suceder!

Polgár había ganado por partida doble: venció al mejor jugador del mundo y demostró que una mujer tenía igual o más probabilidades de ganar a un hombre. Un momento histórico para su familia, para las mujeres y para Polgár, que dejaría el ajedrez profesional en 2014 para abrir su propia fundación con el objetivo de acercar el ajedrez a las escuelas del mundo y poner en valor su función educativa. 

Sin comentarios

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.