¿Se puede aprender sin estudiar?

Aunque, no lo creas, la respuesta es sí. Puede que lo primero que te venga a la mente al pensar en educación sean libros, pero existen muchas maneras diferentes de adquirir conocimientos y retener todo lo aprendido, y esos son los llamados tipos de aprendizaje.

> >  ¡Enseña a pensar a tus alumnos de secundaria en clase de matemáticas con  esta GUÍA GRATUITA!  < <

Estos tipos de aprendizaje son muy variados. De hecho, la ciencia ha descrito hasta 13 formas diferentes de aprender, y aquí te contamos cuáles son y cómo puedes trabajarlas con programas educativos.

Qué tipos de aprendizaje existen en el aula

A lo largo de la historia, grandes figuras de la psicología como Pavlov o Bandura se han dedicado a entender el aprendizaje, qué es y cómo se construye, y gracias a todos esos estudios hoy sabemos que no solo se aprende estudiando.

Y es que eso de que sólo puedes aprender rodeado de libros ya no es esa verdad absoluta que todos pensábamos hasta hace unos años. Como explica el portal educativo Universia, numerosos estudios han ido confirmando que, efectivamente, existen hasta 13 tipos de aprendizaje con los que adquirir conocimientos, cada uno de ellos implicando formas de estudio diferentes.

Lo importante de esto es que estos 13 tipos de aprendizaje suponen una adaptación del proceso de adquisición de conocimientos a las necesidades y preferencias de los alumnos. Se acabó eso de pensar que uno no sirve para los libros, si tienes muchas formas más de aprender el mismo contenido.

En este sentido, estas 13 formas diferentes de aprender son:

1. Aprendizaje asociativo

¿Te suena el perro de Pavlov? Esta es una de las teorías que explican el aprendizaje asociativo, o cómo las personas asocian un estímulo a otro estímulo o comportamiento. Aunque esta forma de aprender requiere mucho trabajo, es uno de los tipos de aprendizaje más ricos, profundos y con mejores resultados.

2. Aprendizaje significativo

El aprendizaje significativo es conocido como uno de los tipos de aprendizaje más efectivos, y consiste en establecer relaciones entre los conocimientos nuevos y los que ya se tenían. En este artículo te dejamos algunas estrategias para alcanzar este tipo de aprendizaje en el aula.

3. Aprendizaje cooperativo

Este es uno de los tipos de aprendizaje más utilizados en las aulas. En este caso se trata de aprender mediante la interacción con los demás, es decir, de forma cooperativa, en equipos donde cada miembro tiene un rol y unas tareas concretas, y en los que sucede la reflexión continua sobre los éxitos compartidos.

4. Aprendizaje emocional

El aprendizaje emocional ha ido cobrando cada vez más importancia por ayudar a los alumnos a aprender a identificar y gestionar sus emociones, consiguiendo grandes beneficios a nivel físico y psicológico, con un mayor bienestar y mejores relaciones con los compañeros.

5. Aprendizaje observacional

Este tipo de aprendizaje se basa en observar a un modelo para aprender a hacer una determinada tarea reproduciendo lo que se ha visto. En este caso, son muy importantes las situaciones de aprendizaje que se ofrecen mediadas por una persona más experta (sea un compañero o un adulto).

New call-to-action

6. Aprendizaje experiencial

El aprendizaje experiencial es uno de los más profundos y se trata, de hecho, de uno de los tipos de aprendizajes más antiguos y que más se emplean en la vida diaria. Este tipo de aprendizaje es especialmente útil para aprender de los errores y consiste precisamente en eso, aprender a partir de la propia experiencia.

7. Aprendizaje por descubrimiento

El aprendizaje por descubrimiento es un tipo de aprendizaje activo en el que el alumno descubre y organiza los conceptos para su propio esquema cognitivo, interactuando con el docente y estableciendo una relación con los conocimientos que ya tenía.

8. Aprendizaje memorístico

Este tipo de aprendizaje es uno de los que más se utilizaban en educación hasta hace pocos años, y consiste en memorizar información para poder recuperarla de forma rápida cuándo se necesite.

9. Aprendizaje colaborativo

Mientras en el aprendizaje cooperativo los alumnos eligen el tema a trabajar, el colaborativo es un tipo de aprendizaje donde a los niños se les asigna una temática y ellos eligen la metodología que siguen. Se trata de que, a través del trabajo en grupo, cada alumno destaque por sus propias habilidades.

Cómo trabajar los diferentes tipos de aprendizaje

Existen muchas técnicas y métodos con los que abordar cada tipo de aprendizaje concreto, sin embargo, lo principal es observar cómo responden los alumnos a cada tipo y ajustar el aprendizaje a las necesidades detectadas y al objetivo de enseñanza 

Hay ciertos contenidos que pueden aprenderse memorizando, ciertas habilidades que precisan de experiencias o competencias que solo se desarrollan cooperando. Lo importante es tener claro qué se pretende enseñar.

Algunas estrategias didácticas para abordar los tipos de aprendizaje son:

  • Plantear un problema
  • Método de aprendizaje basado en proyectos
  • Actividades en equipo con roles asignados
  • Utilización de plataformas educativas
  • Foros de discusión
  • Elaboración de productos y sus exposiciones y producto

Sigue las publicaciones de nuestro blog y te contaremos más sobre técnicas y tipos de aprendizaje para que tus clases sean todo un éxito ¡No te lo pierdas!

New call-to-action

Suscríbete

Te puede interesar

3 comentarios

Intercambia ideas y opinión con la comunidad Thinkö.

9 + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Lourdes Guzmán

    Excelente artículo..me interesa

  2. yadira yanza

    son muy importantes los tipos de aprendizaje

  3. Mavis

    Muy útil el artículo