¿Recuerdas la cantidad de horas que pasaste jugando en el patio de la escuela? Por naturaleza, a los niños les encanta jugar. De hecho, el juego es una de las maneras más genuinas de aprender, ya que se crea un espacio seguro en el que equivocarse no tiene demasiada importancia.

Este entorno seguro, en el que los niños pueden probar y divertirse, también somos capaces de crearlo en el aula con juegos de aprendizaje. Mediante el juego, podréis hacer más amena la clase, despertar la curiosidad de los alumnos y consolidar los conocimientos. 

En este artículo veremos los principales beneficios de los juegos de aprendizaje y cuatro consejos para que puedas aplicarlos en clase.

> >  ¡Descarga ya el MATERIAL DE MUESTRA gratuita de Inspira!  < <

Aprender jugando: beneficios de los juegos de aprendizaje

El juego permite poner en práctica los conceptos aprendidos y asociar el hecho de aprender con la diversión. De hecho, el aprendizaje debería ser un juego constante especialmente en Primaria, una época en la que los niños se pasan el día jugando. Estamos ante una excelente forma de trabajar los contenidos de la clase.

  • Proponer un juego ayuda a despertar el interés de los alumnos y a darles una motivación extra para seguir aprendiendo.
  • Más allá del conocimiento de la clase, trabajaréis habilidades transversales y otro tipo de aptitudes. Por ejemplo, podéis practicar la toma de decisiones, la resolución de problemas, el trabajo en equipo y la creatividad.
  • El nivel de aprendizaje será más profundo. Además de conocer los contenidos, deberán integrarlos para resolver objetivos prácticos. El resultado es un aprendizaje más efectivo e integral.
  • En la mayoría de juegos, los niños tendrán que trabajar el respeto entre sus compañeros y, en muchas ocasiones, poner en práctica ejercicios de cooperación. De este modo, también se mejoran algunas habilidades interpersonales

Los juegos de aprendizaje tienen un montón de beneficios para los alumnos, pero también ayudan a los docentes a amenizar las clases. Además, es una buena forma de asegurar que la materia se ha transmitido de manera eficaz.

4 consejos para aplicar juegos de aprendizaje en el aula

Tienes a tu disposición muchos recursos para aplicar el juego a la hora de aprender: a través de las nuevas tecnologías o con materiales diseñados por profesionales, como los que ofrecemos en los programas de tekman.

Si quieres aplicar los juegos de aprendizaje en tu clase, hay cuatro consejos que deberías tener en cuenta a la hora de ponerlo en práctica.

  1. Define un objetivo del juego

El primer paso es definir qué conocimientos te gustaría poner en práctica, ya que deberían estar alineados con la asignatura y con los conceptos que habéis trabajado. También puedes considerar qué competencias trabajaréis (la expresión oral, la agilidad, la memoria, la cooperación…).

Busca un programa educativo que contemple esta parte lúdica en su metodología, y que tenga incorporados los juegos en su planificación. De este modo, podrás ponerlos en práctica más fácilmente y tendrás la confianza de que han sido ideados por un equipo especializado en educación.

  1. Asegúrate de que las normas se entienden

Una vez sepas qué competencias y conocimientos se trabajarán, asegúrate de explicar de manera concisa las principales normas del juego. Antes de empezar a jugar, todos los niños deberían comprender el funcionamiento para que puedan implicarse desde el primer minuto. Repasa con los alumnos las principales normas y hazles preguntas para comprobar que no hay dudas respecto al juego.

  1. Prepara un sistema de recompensas

En la mayoría de juegos se genera una competencia sana que motiva a los alumnos. Por eso, otro elemento importante en estas actividades es integrar un sistema justo de recompensas. Pueden ser puntos, pegatinas, un pequeño premio… Cualquier cosa que ayude al alumno a sentir que ha superado la actividad con éxito.

  1. Aumenta la dificultad del juego

Cuando los alumnos ya dominen completamente el juego y tengan claras las normas, sube un poco la dificultad para mantener su atención.

Por naturaleza, buscamos retos complejos que nos ayuden a estimular tanto el intelecto como el cuerpo. Antes de hacerlo, asegúrate de que todos los niños están preparados para subir de nivel, ya que hacerlo demasiado deprisa puede crear frustración y provocar que pierdan interés.

El juego como base del aprendizaje

El juego es un elemento natural del aprendizaje que podemos aprovechar para que los alumnos consoliden sus conocimientos. Además, hay muchos tipos de juegos: competitivos y colaborativos, tradicionales y digitales, mentales y físicos…

Si quieres que el juego forme parte del aprendizaje de tus alumnos, te animamos a descubrir los programas de Tekman, en los que encontrarás muchos recursos para combinar el aprendizaje con la diversión.

New call-to-action

Suscríbete

Te puede interesar

1 comentarios

Intercambia ideas y opinión con la comunidad Thinkö.

10 − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Emilia Rosa Mesa Torres

    Muy concretos los temas de didáctica de las Matemáticas,, me gustaron, fui maestra de primaria y ahora soy profesora de la universidaden Cuba.