El pasado siglo fue una auténtica revolución, de principio a fin, gracias a la ciencia. El desarrollo de distintos ámbitos de la ciencia y la medicina mejoró con creces muchas áreas de nuestra vida cotidiana. Desde la mejora de los hospitales hasta la conquista del espacio.

> >  ¡Descarga ya el MATERIAL DE MUESTRA gratuita de Inspira!  < <

Esta conquista también se ha visto en el aula, en la que cada vez tiene más importancia la neuroeducación, una disciplina que permite diseñar contenidos a partir de comprender cómo funciona el aprendizaje a nivel neurológico. De hecho, este avance tiene muchos beneficios en el aula, y ha cambiado la manera de enseñar de los docentes, también en Secundaria. En este artículo, veremos qué es la neuroeducación y cuáles son sus principales ventajas y aplicaciones en el aula.

¿Qué es la neuroeducación?

La neuroeducación es un modelo educativo que apuesta por una nueva metodología de aprendizaje, en la que se tienen en cuenta ámbitos como la pedagogía, la psicología y la neurociencia.

En otras palabras, se trata de establecer las bases de las clases teniendo en cuenta cómo funciona el cerebro y los procesos de aprendizaje, con el objetivo de facilitar la comprensión de la materia.

Esta forma de entender la educación permite que el alumno aprenda el material de manera más amena y divertida. Adicionalmente, trabaja otras competencias de su desarrollo personal. Además, al aplicar la neurociencia a la educación, el docente puede enseñar de manera personalizada a cada alumno, entendiendo que cada persona tiene unos ritmos de aprendizaje distintos.

Beneficios de la neuroeducación

Este modo de acercarse a la educación cambia por completo el modelo clásico de enseñanza, en el que el docente tenía el foco principal. Con este cambio, el protagonista pasa a ser el estudiante, que podrá acercarse al conocimiento con mayor autonomía, motivación e interés.

Esto es especialmente importante en Secundaria, cuando los alumnos se encuentran en la etapa adolescente. Es en este momento cuando se empiezan a desarrollar sus principales intereses, aficiones que probablemente conservarán a lo largo de su vida.

Mayor motivación y atención de los alumnos

Al entender cómo funciona el cerebro, como docente, te resultará más fácil aplicar los programas diseñados desde esta metodología. Así, podrás motivar a los estudiantes a seguir aprendiendo. 

A diferencia de las clases tradicionales, el alumno tendrá un papel activo en la materia, ya que hará actividades en las que usará su propio cuerpo, buscará información por su cuenta y preparará una presentación en grupo. Y, ¿cuál es el papel del docente ante esta nueva manera de enseñar? Su papel será el de ser un guía, para dar las herramientas adecuadas a los alumnos y asegurarse que siguen el camino correcto. 

Conocimientos mejor consolidados

Cuando los materiales y los programas se estructuran teniendo en cuenta cómo aprende el cerebro, es más fácil consolidar los conocimientos a través del aprendizaje significativo. 

Al aprender, el cerebro crea conexiones con los conceptos previos que el estudiante ya conoce. Así, se va construyendo una catedral de conocimiento en la que el alumno podrá relacionar y recordar distintas ideas cuando las necesite, en cualquier ámbito. 

Con esta manera de aprender, en la que se respetan los distintos ritmos de aprendizaje, resulta más fácil que el alumno termine consolidado los materiales y contenidos de la asignatura.

Integrar a los alumnos

Una de las ventajas más importantes de la neuroeducación es que se adapta a cualquier tipo de alumno, incluso los que pueden presentar problemas de aprendizaje

Al respetar sus tiempos, gracias a la metodología centrada en el aprendizaje constructivo, es más fácil que el alumno no pierda el interés y dedique el tiempo necesario para incorporar los conocimientos. 

Como resultado, encontramos una aula más integrativa, en la que los alumnos con un ritmo de aprendizaje más lento no han de distanciarse de sus compañeros en ningún momento.

¿Cómo se aplica la neuroeducación en Secundaria?

Este modo de aprender permite al alumno enfrentarse a su ruta de aprendizaje de un modo mucho más ameno y divertido. Además, podrá integrar los conocimientos a su ritmo.

La neuroeducación se puede aplicar a cualquier edad. No se trata de definir una materia de las asignaturas, sino de revolucionar el cómo: su metodología de enseñanza.

Por ejemplo, en tekman hemos creado programas educativos para Secundaria como ONMAT, una propuesta para enseñar matemáticas teniendo en cuenta la mejor manera de motivar a los alumnos.
Si quieres saber más sobre qué efectos puede tener la neuroeducación en el aula, te invitamos a seguir leyendo esta entrevista con David Bueno, director de la cátedra de neuroeducación de la Universidad de Barcelona.

New call-to-action

Suscríbete

Te puede interesar

Comentarios

Intercambia ideas y opinión con la comunidad Thinkö.

3 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.